Recientemente se ha publicado un estudio de Wilson Electronics en el que se contempla la enfermedad que sufren muchos usuarios, la nomofobia, una nueva fobia a perder el móvil y es que como media usamos el móvil al menos dos horas al día distribuidas en pequeñas acciones, hasta 150 veces se puede consultar estos dispositivos.

El miedo a perder el móvil no es por no poder llamar sino por no poder acceder a Internet y al uso de determinadas redes sociales que nos permiten estar conectados con el resto del mundo.

Este estudio estima que en el mundo hay 1.400 millones de smartphones, y se refleja que la pérdida de estos dispositivos produce ansiedad sobre todo en el caso de las mujeres que registran una tasa del 70% mientras que los hombres la sufren en un 61%, esta diferencia también se debe a que los hombres tienen dos móviles en lugar de uno como las mujeres.

 

Nomofobia |Miss conversion

 

Por lo tanto, la dependencia que ha creado estos smartphones ha sido acuñada como nomofobia y que padecen cada vez más las generaciones jóvenes, afecta en un 77% a los jóvenes entre 18 y 24 años, o al menos esto es lo que se contempla en el estudio de Wilson Electronics.

La nomofobia lleva a que tengamos que tener cerca nuestro estos dispositivos, estamos sumergidos en una espiral y esto cada vez va a más ya que los jóvenes se aíslan y quedan para interactuar con su móvil. Este trastorno afectará a más individuos y el 71% tiene a alguien cercano que ya lo padece.